6 tips para Realizar un excelente trabajo fuera de la oficina.

febrero 5, 2019

No todos nos sentimos cómodos al salir de casa y de nuestros ambientes cotidianos de trabajo.

Él salir de nuestro “zona” puede hacer que cambiemos nuestra rutina y forma de afrontar las cosas, y no precisamente para mejorar, en muchos casos podemos caer en errores.

Te voy a dar 6 tips que debes tomar en cuenta al momento de trabajar fuera de tu oficina,  para que puedas mantener una excelente disciplina de trabajo y no caigas en errores, propios de ciertos cambios que a veces no asimilamos de la mejor manera.

Recuerda que tu trabajo y tu actitud dicen mucho de ti.

Sé ejemplo en tu trabajo, que se hable de la excelente persona que eres y te destaques por tu responsabilidad.

Con estas recomendaciones podrás adoptar una buena  forma de convivencia y de actitud frente a las responsabilidades, y que nos ayudará a ser más productivos y eficiente en nuestro trabajo fuera de casa.

Si vas a salir de viaje por un largo periodo, esto te va a interesar…Porque no es fácil cambiar tu rutina y entrar a una nueva forma de vida.

1.Tu familia es lo primero

Lo mejor que puedes hacer antes de empezar una nueva etapa trabajando fuera de casa y de tu oficina, es dejar las cosas claras con tu familia.

Hablamos en el caso de que sea un viaje de trabajo de más de una semana.

En el caso de que vivas solo, no hay problema alguno, solo deja a una persona encargada de regar las plantas y darle de comer a “Locky”.

Pero muchos de ustedes tienen una pareja e hijos, y ahí está el detalle.

Ellos pueden sentir tus constantes viajes y el tiempo que puedas estar lejos de casa.

Eres un buen padre o madre de familia, y se que te preocupa todo lo que pueda ocurrir en casa.

Habla con ellos, diles que tienes que viajar por ello, por su bienestar económico y que estás al pendiente de todo lo que pueda pasar en casa.

Si te quieren llamar, que lo hagan sin ninguna duda…y que de inmediato atenderás la llamada.

Ellos merecen estar tranquilos y saber que a pesar de que estés lejos físicamente, mentalmente estás ahí.

Llama a tu esposa tres veces al día y a tus hijos 6 veces, porque ellos son lo más importante.

De esta forma no tendrás tantas preocupaciones y podrás estar listo para afrontar los retos que te propusiste al aceptar este tipo de trabajos fuera del hogar.

  1. Identificar los objetivos claros del trabajo que aceptamos

Muchas personas al salir de casa se sienten “perdidas”.

Por más que sea en nuestro hogar y en el entorno de nuestra oficina nos ubicamos y sabemos qué hacer; tal vez por aquello que el hombre es un animal de costumbre.

Y cuando salimos a trabajar en otro ambiente tendemos a “perder el norte”.

Y créeme, es muy normal.

Antes de salir de viaje, haz un cronograma de responsabilidades y actividades.

Ten bien claro cuales son tus objetivos al hacer este viaje.

Parece algo normal, pero muchos de nosotros se nos olvidan estos pequeños detalles.

Habla con tus superiores y define bien qué es lo que quieren de tu trabajo; todas las variantes de tus responsabilidades. Cuestión de al llegar, ya sabes qué debes hacer.

Es probable que vayas feliz a trabajar fuera de la oficina, pero cuando salimos de nuestra “zona de confort”, nos suelen pasar ciertas cosas insospechadas, que tienden a bajar nuestro rendimiento laboral.

  1. Eres “libre”, más responsabilidad.

Una de los detalles que comúnmente pasan al trabajar fuera de la oficina, es que no tienes jefes a la vista.

¡Todos se quedaron en la oficina!

Y es una gran tentación de hacer de tu tiempo lo que quieras; como no tienes una presión  real “de cuerpo presente”, entonces empiezas hacer lo que no debes hacer..

  • Te despiertas a la hora que mejor te parezca.
  • Comes lo que quieras cuando quieras y tardas lo que quieres.
  • Comienzas a trabajar cuando ya no hay más excusas para no hacerlo.
  • Y terminas de trabajar temprano.
  • Todo esto en el caso de qué verdad hayas empezado a trabajar.

Debes ser responsable, porque en estos casos es que se ve, de qué estas hecho y tus valores.

Debes esforzarte el doble.

Establece tus horarios y tus responsabilidades, para que en la oficina sepan la clase de trabajador que eres tú y que pueden confiar en ti ciegamente.

¡Gánate su confianza!

Es más…

Porque no haces todo lo que tienes que hacer, lo más rápido posible (lo que no quiere decir que lo hagas con menos calidad), y  el tiempo que te sobre, lo utilizas para conocer la ciudad en la que estás, y porque no, descansar en el hotel viendo una buena película.

¡Mucha responsabilidad!.

  1. Conoce bien el sitio a donde vas a trabajar

La tecnología está tan avanzada, que ahorita puedes ver, al momento, si hay tráfico en las principales calles y avenidas de la ciudad.

Antes de salir de viaje, busca en internet, aquellos detalles de la ciudad que vas a visitar para  poder tener un mejor rendimiento laboral..

  • Ve dónde están las instalaciones que debes acudir o las direcciones de las diferentes personas que debes visitar.
  • Cómo puedes llegar, es decir, calles, avenidas y hasta el camino de terracería que debes transitar.
  • El tráfico, no debes llegar tarde a ninguna cita, puedes revisar si se vive un tráfico pesado o por el contrario puedes llegar a tu destino cómodamente.
  • Que tipo de alimentos se acostumbra comer en este lugar y así sabes a que te vas a enfrentar, porque no todos comemos cualquier platillo, y de esta forma puedes buscar restaurantes que sirvan lo que tú estas acostumbrado a comer.
  • Checa también las costumbres y la forma de ser de los habitantes. Créeme que puedes ahorrarte malos momentos; pueden utilizar palabras que para ti significan otra cosa, o tal vez tú eres “muy confianzudo” y por esos lares, las personas son muy conservadoras y  no toleran esos comportamientos.

El sentido de esto que sepas que debes hacer y cómo, ante una sociedad que puede ser muy diferente a la tuya; puedes disfrutarlo, porque las nuevas experiencias suelen ser enriquecedoras.

  1. Paciencia y tolerancia con tus compañeros de trabajo

Ir por un largo periodo de tiempo, a trabajar a una nueva ciudad, puede ser el comienzo de nuevas experiencias con nuevas personas.

O trabajar con los mismo compañeros con los cuales sueles hacerlo en la oficina; pero por algún  motivo empiezas a conocerlos mejor y créeme que salen detalles que jamás has visto.

Y en muchos casos la compañía que te contrató, renta casas para que vivan todos juntos y así ahorrar dinero en hoteles.

Por ende la convivencia es mayor aún.

Recuerda que no todos tienen sus costumbres y manera de ser. No todos se comportan de la manera que tú crees que correcta ante ciertas situaciones.

Y te digo, no tienes opción, debes compartir con ellos más de una experiencia, dentro y fuera de lo laboral.

Por eso te recomiendo que te llenes de paciencia y tolerancia.

Entiende que no todos somos iguales, y así te molesten ciertas cosas, necesariamente tienes que trabajar con ellos y sacar adelante el proyecto que se les fue encomendado.

Crea tus espacios, tus momentos.

Ve a correr o un gimnasio, ve al cine solo; eso te ayudará a enfrentar tan complicada situación.

  1. Vive la experiencia

Sí, el trabajo es importante, igual que los momentos libres.

Trabajar fuera de la oficina es una súper experiencia, que te va a traer grandes conocimientos y formas de ver las cosas de manera enriquecedora.

Puedes leer más sobre lo positivo que es el trabajar fuera de la oficina Aquí

No veas esto como una “tortura”.

Todo tiene su lado positivo, disfrútalo.

Ten una buena actitud de compañerismo, de esto pueden salir amistades que durarán años y podrás compartir momentos increíbles que jamás olvidaras.

Si tienes que hacer un largo viaje a un sitio alejado.

Toma fotos, detén el carro, bájate y observa las bellezas naturales de esos lugares y piensa lo afortunado que eres de tener empleo y ver cosas nuevas.

Convive con las personas residentes de estos lugares.

Haz nuevas amistades en estos sitios, forma parte de esa sociedad.

Come todo lo que tengas que comer.

Si te ofrecen algún alimento exótico que jamás pensaste que podía existir, cómetelo.

Vas a contar esa experiencia a todos los tuyos en casa.

Vívelo, puedes ganar tanto sabiendo que la vida es una y que trabajar fuera de casa es una parte de eso que llamamos vida.

De nosotros depende nuestro rendimiento laboral.

Somos capaces de controlar nuestras actitudes ante las personas y las situaciones.

No es excusa que “al fin” no tenemos a nuestro jefe detrás de nosotros o algún tipo de presión, para comportarnos de forma más relajada; con mayor razón, debemos esforzarnos mucho más.

Debemos tener todo controlado a nuestro alrededor, nuestras familias, objetivos, el nuevo entorno.

Todo lo necesario para poder vivir una nueva etapa en nuestras vidas, que no sabemos cuánto va a durar.

Tenemos que hacer todo lo necesario para crear un buen ambiente laboral fuera de casa. Una buena actitud ante los compañeros con los cuales vamos a compartir esta nueva experiencia y sabernos comportar.

Y sobretodo, disfrutarlo al máximo.

Muchos quisieran experimentar eso que tú estas a punto de vivir.

En algún momento vas a regresar a casa con las personas que te quieren…Mientras tanto vive cada día, aprende, cosecha amistades y sé una “esponja” de cosas nuevas.

Ellas te ayudarán a tener una nueva visión de las cosas, lo que te ayudará en tu vida personal y laboral.

In Blog

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

  • Hotel Ciros, Pachuca, Hidalgo

    Hotel Ciros le da la más cordial bienvenida a la ciudad de Pachuca, donde el encanto de su centro histórico, enmarcado por sus montañas, es el escenario perfecto para su estancia con nosotros.
  • Newsletter