6 Cualidades de un buen líder

enero 3, 2019

articulos04

Herramientas necesarias para lograr el éxito con tu grupo de trabajo

Este artículo va dirigido a ti, que necesitas saber cuáles son las cualidades de un líder dentro de la empresa.

Te mostraré 6 cualidades que puedes mostrar ante a tus compañero de trabajo para que te ganes su respeto y sobretodo su confianza, y así poder lograr todos los objetivos trazados como grupo.

Todos hablan de tener pasión a la hora de hacer su trabajo, crear un compromiso con aquello que haces, comunicación antetodo, ya que sin él es difícil trabajar en grupo; La responsabilidad es tu carta de presentación y la que hará que ganes el respeto de los demás.

Todas estas son cualidades que todo jefe debe poseer para tener conexión con las personas que laboran con él.

Te explicaremos la importancia de desarrollar estas cualidades, y el por qué es necesario ponerlas en práctica.

A través de ejemplos podrás visualizar visualizar como es el líder positivo y el líder negativo, para que de esta forma logres decidir qué tipo de jefe quieres ser.

1. Pasión y compromiso.

Si existe un sentimiento íntegro y que nos llega a lo más profundo, logrando cambiar nuestra actitud y forma de ver las cosas, es el de la pasión.

Solo ve en época de mundial de fútbol, como las personas hablan, alientan, critican y despotrican a la selección mexicana de futbol.

Puedes pasar horas escuchando como los mexicanos hablan con el corazón, palabras que salen de ellos, sin haber pasado por la cabeza; hasta la parte física cambia. Es la pasión en su máxima expresión, y eso suele ser contagioso.

Imagínate ese sentimiento, pero en la oficina (sin exagerar claro).

El líder tiene que contagiar entusiasmo y deseo a los miembros del equipo de trabajo; que al verlo sientan un impulso y así hacer su labor de la mejor manera posible. Que logre una integración total, donde todos se vean inmiscuidos en un objetivo.

Y la pasión te lleva al compromiso.

Si logras engranar la maquina, darle la fuerza y funcionamiento, el compromiso viene solo.

Si estás en un grupo de trabajo apático, donde nadie le interesa el proyecto, y las cosas se hacen por hacerlas, no va a existir ningún tipo de compromiso.

Hay que hacer de ese proyecto algo de los trabajadores, que lo sientan como un “hijo”, que debe hacerse con esfuerzo y dedicación.

2. ¡Comunicación en todo!

Sin esta cualidad, lo demás no tiene sentido.

¡hay que aprender hablar! y sobretodo… ¡aprender a escuchar!

Que difícil es trabajar con una persona que solo hace lo que él quiere y desde un solo punto de vista, el suyo.

Ese jefe que todo lo dice gritado o peor aun, que no dice nada y habla a espaldas de las personas. Que no escucha a nadie, porque se cree el “Dios” del proyecto.

Es decepcionante trabajar con alguien así y eso influye negativamente en tu trabajo, te vuelves menos productivo.

Un buen líder sabe cuando debe hablar y cómo debe hacerlo.

Ver a tu jefe, a esa persona que lleva el liderazgo, hablar de forma correcta, pausada, con el tono de voz indicado, aportando cosas buenas en cada instrucción que da, es algo que te va ayudar a desarrollarte de una mejor forma.

Y que esa misma persona… también te escuche, y te diga: ¡dame tu opinión de como debemos hacerlo! ¡tu tienes razón, hagámoslo de esa forma!

Hace que te sientas parte del equipo, y más aún, logra que sientas respeto hacia él.

El respeto no se exige, se gana, y cuando una persona se gana el respeto de los demás, se convierte en un ejemplo a seguir, un líder.

3. Responsabilidad ante todo.

Una de las cualidades importantes y que hace que te ganes el respeto de tus empleados, es la responsabilidad.

Y ser responsable no es cosa fácil, significa ser consciente de todas las obligaciones que tienen como líder y que se multiplican conforme pasa el tiempo.

Te doy un ejemplo, me tocó vivir una experiencia terrible en un antiguo trabajo, el jefe del proyecto cada vez que algo salía mal, le echaba la culpa a todos los que trabajamos bajo su mando, y en plena junta decía ¡esa no era mi responsabilidad!

¡Nos explotaba la cara del coraje!

Y cuando algo salía bien, obviamente fue gracias a el que las cosas salieron de buena forma.

Un líder es la cabeza del grupo, es el que en una junta asume todos los errores y triunfos de un equipo de trabajo.

Esa persona responsable es el que arma la estrategia, el que sabe cómo trabaja cada quien.

¡Es el que mueve las piezas como si fuera un ajedrez!

Así que como líder, debes asumir todas tus responsabilidades, conocer a tu gente, saber qué debe hacer cada uno para poder alcanzar el éxito.

Esta es una cualidad muy visible y que habla mucho de ti.

4. Tener un objetivo claro y preciso.

Si tu eres el capitán de un barco y te montas con tu uniforme limpio, te colocas en el puente de mando, vez hacia el horizonte y dices ¿para donde vamos? Creeme que todos los tripulantes se van a bajar del barco, en el mejor de los casos.

Igual sucede en una oficina.

La persona responsable, que tiene como función encabezar un grupo de personas para lograr una meta. Debe saber a dónde debe ir y el camino que debe transitar para llegar.

Es complicado trabajar con alguien que no sabe qué hacer, no tiene ni la más mínima idea de que hacer para llevar a cabo el proyecto. O los que no te indican cual es el objetivo a seguir, solo pone gente a trabajar y ya, no te dice más nada.

Lo primero que hay que hacer es reunir a tu gente, explicarles cual es el objetivo principal y la función de cada quien para poder llegar todos a la meta.

Un barco sin un guía o sin una brújula va a perderse y jamas va a llegar a puerto seguro (a menos que se guíe con el sol, sumado a un milagro)

Un grupo de trabajo que no tenga una persona guía, jamás lograra finalizar un proyecto de buena manera.

5. Ser parte del equipo.

Hay un tipo de personas a las cuales yo las llamo “VIP”.

Son aquellos trabajadores, que no se juntan con los demás, que se creen únicos, indispensables y especiales. Te dan órdenes a través de un mensajero, no se acercan a ti, comen en algún lugar especial, en fin, los que no se juntan con la chusma.

Y hay muchos “VIP” en el mundo.

¿Cómo puede formarse un buen equipo de trabajo, si el líder es una persona a la cual no puedes llegarle?

¡Pon los pies sobre la tierra!

Un líder tiene que hacerse parte del equipo, ya que las personas que trabajan para él, no pueden verlo como una persona inalcanzable.

Los grandes líderes de la historia, militares y políticos, llegaron a ser grandes no solo por sus hechos, sino porque tenían afinidad con el pueblo, sabían cómo llegarles e impulsar revoluciones, movimientos, causas, etcétera.

Aquella persona que quiera ser ejemplo de sus empleados debe sentarse y hablar con ellos, ir al comedor junto a su equipo de trabajo, hasta en los momentos de diversión.

¿Por qué un jefe no puede ir un viernes por una chelas con todos sus compañeros de trabajo?

Claro que puede, y aquellos que logran hacer de esos detalles algo significativo, llegan a ganarse el respeto y admiración de muchos

6. Reúne un buen equipo de trabajo a tu alrededor.

Existen casos en los cuales trabajas con un grupo de personas que “no saben en dónde están parados”, que no tienen conocimientos para hacer su trabajo; y a su vez no se esfuerzan por superarse, al contrario, son felices haciendo lo poco que saben hacer.

Sí, podemos echarle la culpa a recursos humanos, pero un líder también tiene responsabilidad de seleccionar aquellos que van a integrar el grupo de trabajo.

También existe el caso de jefes que contratan “amigos” suyos, que no saben absolutamente nada de lo que hay que hacer, pero como son recomendados del jefe, entran sin ningún problema a la empresa.

¡Sí, es frustrante ver esas cosas! ¡y seguirá sucediendo!

Aquel que quiere tener las cualidades de un buen líder, debe saber las aptitudes de los trabajadores que va a sumar a su equipo; saber sus debilidades y fortalezas y colocarlo en sitios claves para que ayuden a empujar la carreta.

Rodearse de un buen equipo de trabajo es clave para poder conseguir los objetivos trazados.

Si armas tu equipo de fútbol con 11 delanteros ¿Qué puede pasar? que vas a perder por goleada.

Seleccionar lo mejor y conseguirás tu objetivo con excelencia.

Para ser un buen líder no necesitas cursar una carrera universitaria, solo con tener una buena actitud y abrir la mente, será suficiente.

Ya sabes porque el ogro de tu jefe es así, no pone en práctica nada de lo que acá te decimos.
¿Quieres ser un líder y que todos te tomen como ejemplo?

Mi recomendación es: ser persona, pon lo humano de primero y veras que ser un buen líder va ser más fácil de lo que crees.

¿Y cómo se puede ser humano con las personas?

Escúchalas, siempre ponte a disposición para escuchar todo tipo de comentarios de las personas.

Aprende a decir las cosas, a nadie le gusta que le hablen mal, con un tono de voz no adecuado y palabras que puedan ser ofensivas.

Intégrate a tu grupo de trabajo, que vean que perteneces a ellos y no que eres un semi dios.

Inspira, ser el guía es algo muy importante, deja huella en ellos.

Pon en práctica estas habilidades ¡Te aseguro el éxito¡

In Blog

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

  • Hotel Ciros, Pachuca, Hidalgo

    Hotel Ciros te da la más cordial bienvenida a la ciudad de Pachuca. Enamórate de su Centro Histórico y encanto. Enmarcado por montañas, somos el escenario perfecto para tu estancia.
  • Newsletter